sábado, 28 mayo 2016

Entrega.us

E-mail

 

Desde los tiempos más antiguos, el hombre ha necesitado transmitir información y ha buscado mecanismos para comunicar mensajes a distancia. Los primeros, eran orales y los mensajeros eran elegidos entre quienes destacaban por su buena memoria. Los sumerios, que habitaron Mesopotamia hace 5,000 años, fueron los primeros en manejar la escritura y, por lo tanto, los primeros en escribir cartas.


entregaLos egipcios escribían, sobre pergaminos que fabricaban con pieles de animales. Más tarde usaron los papiros, hechos a partir de la corteza de un arbusto. Hace 4,500 años ya existía una amplia red de mensajeros en Egipto, siendo el Nilo la principal vía de comunicación. La más antigua carta conocida, es un mensaje del Faraón Pepi II, quien tomó posesión del trono de Egipto a la edad de siete años, cerca del año 2200 a.C.


Un servicio de mensajeros muy bien organizado mantenía la comunicación entre la cancillería del joven monarca y el responsable de la expedición, llamado Hichouf. Los informes, bajaban las aguas del río Nilo hasta llegar a la magnífica residencia real. La palabra “correo”, se refiere a “el que corre” y se remonta a épocas en que los portadores de noticias eran verdaderos atletas, dedicados a llevar y traer mensajes o documentos para la nobleza, la casta sacerdotal y los militares.


El sistema, de correos que se fue repitiendo en distintas naciones era algo parecido a una carrera de relevos de corredores, que posteriormente serían sustituidos por jinetes. En Persia, Cyrus reorganizó hace más de 2,500 años un sistema de correos que funcionaba desde tiempos inmemoriales. El historiador griego Herodoto escribió, acerca los correos persas: "Ni la nieve, ni la lluvia, ni la oscuridad, ni la noche, impedirán que estos correos cumplan con su deber".


Un mensajero legendario, es el corredor de la célebre batalla de Maratón, que en el año 490 a.C. recorrió los 42 kilómetros que separaban dicho lugar de Atenas para anunciar la victoria de los griegos. Cumplido su deber, murió.


Llame Gratis:  1-866-ENTREGA  (1-866-368-7342)

 
Latinos