lunes, 12 noviembre 2018

En la Colonia

E-mail

 

Cuando los españoles llegaron a América, encontraron que en el Imperio Azteca existían varios tipos de mensajeros. Los painanis, eran los emisarios del dios Painal, que según la mitología mexica era  el corredor veloz o el de los pies ligeros. Aunque trasmitían información, su oficio era más bien de tipo religioso y ceremonial, ya que como emisarios de Painal, mensajero de Huitzilopochtli, pregonaban el advenimiento de las Guerras Floridas, diligencia necesaria para la movilización de los ejércitos.


entregaLos yciucatitlantis, eran los mensajeros que llevaban datos urgentes, como fue el caso de comunicar a Tenochtitlán, la llegada de los españoles a estas tierras. Los tequihuatitlantlis, eran mensajeros con cierto grado de jerarquía en el ejército, que informaban sobre el desarrollo de las batallas. Los tamemes eran los encargados del servicio de "paquetería", para transportar diversas mercancías, como alimentos, joyas y telas.


En los caminos reales, fueron colocadas unas torrecitas cada 10 kilómetros de distancia para hacer relevos, gracias a los cuales los mensajes y mercancías llegaban con gran rapidez. El servicio era realizado por fuertes, rápidos y valerosos corredores de enormes distancias, que llevaban noticias de un tlatoani o rey a otro. El sistema de los aztecas fue verdaderamente eficiente; tanto, que al Emperador Moctezuma II, le llegaba pescado fresco diariamente desde la costa de Veracruz.


Tras la caída de Tenochtitlán en 1521, en el recién establecido Virreinato de la Nueva España no existió la institución del correo como tal durante 59 años. Todo se manejaba, a partir de mensajeros particulares, oficio que recaía generalmente en miembros del ejército, no obstante que en 1514 Carlos I, le había conferido al Dr. Lorenzo Galíndez de Carvajal el oficio de "Correo Mayor de las Indias, Islas y Tierra Firme del Mar Océano Descubiertas y por Descubrir".

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos