lunes, 12 noviembre 2018

Falsificaciones y Sellos Reparados

E-mail

 

Un sello puede falsificarse para su uso para el correo. Este tipo de falsificación se conoce como falso postal, o bien para engañar a los coleccionistas, en el caso de sellos valiosos. En este caso se denomina falso filatélico. Dos de los falsificadores más conocidos fueron François Fournier y Jean de Sperati.


entregaTambién hay otro tipo de falsificaciones menos comunes, como pueden ser las de tipo propagandístico. Un ejemplo, de este tipo es la falsificación de sellos británicos por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial para incluir la Estrella de David en la corona del rey.


Un sello se puede reparar de muchas formas; el borrado del matasellos es un tipo de fraude muy común, bien con la intención de reutilizarlo en el correo o bien para venderlo a un coleccionista como si fuese nuevo. También, se puede engomar un sello para hacerlo pasar como nuevo, alterar los colores o añadir o suprimir dientes. Los sellos desgarrados, se mojan y son cuidadosamente aplanados para que las fibras de papel se unan superficialmente durante algún tiempo.


Para evitar las falsificaciones y fraudes, las autoridades postales establecen medidas de seguridad en los sellos. Puede tratarse, de la complicación en el diseño, la inclusión de filigranas o el uso de marcas de agua en el papel. Para evitar el borrado de los matasellos se emplearon tintas no permanentes que se corren al meter el sello en el agua o revestimientos de barniz.


Por otra parte, un sello facsímile es una copia exacta de un sello valioso que se vende como copia y no como sello postal. Suele llevar una marca para constatar que no es un ejemplar legítimo. Borrar esa marca es también un fraude. Los expertos, filatélicos expiden certificados filatélicos de autenticidad después de examinar la pieza para demostrar que un sello es auténtico, lo que es conveniente cuando un sello es valioso.Un sello puede falsificarse para su uso para el correo. Este tipo de falsificación se conoce como falso postal, o bien para engañar a los coleccionistas, en el caso de sellos valiosos. En este caso se denomina falso filatélico. Dos de los falsificadores más conocidos fueron François Fournier y Jean de Sperati.


También hay otro tipo de falsificaciones menos comunes, como pueden ser las de tipo propagandístico. Un ejemplo, de este tipo es la falsificación de sellos británicos por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial para incluir la Estrella de David en la corona del rey.


Un sello se puede reparar de muchas formas; el borrado del matasellos es un tipo de fraude muy común, bien con la intención de reutilizarlo en el correo o bien para venderlo a un coleccionista como si fuese nuevo. También, se puede engomar un sello para hacerlo pasar como nuevo, alterar los colores o añadir o suprimir dientes. Los sellos desgarrados, se mojan y son cuidadosamente aplanados para que las fibras de papel se unan superficialmente durante algún tiempo.


Para evitar las falsificaciones y fraudes, las autoridades postales establecen medidas de seguridad en los sellos. Puede tratarse, de la complicación en el diseño, la inclusión de filigranas o el uso de marcas de agua en el papel. Para evitar el borrado de los matasellos se emplearon tintas no permanentes que se corren al meter el sello en el agua o revestimientos de barniz.


Por otra parte, un sello facsímile es una copia exacta de un sello valioso que se vende como copia y no como sello postal. Suele llevar una marca para constatar que no es un ejemplar legítimo. Borrar esa marca es también un fraude. Los expertos, filatélicos expiden certificados filatélicos de autenticidad después de examinar la pieza para demostrar que un sello es auténtico, lo que es conveniente cuando un sello es valioso.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos